Lo primero que hicimos al volver al barco fue vacíar la basura y poner orden y algo de limpieza. Una semana cinco personas en 25 metros cuadrados de camarotes, baños y cocina / salón es bastante intenso y si no llega a ser por las rutinas de limpieza que teníamos a bordo podía haber sido un desastre.

XeKMart: Grandes tripulantes y Excelente Armador.

Nuestros vecinos del Xekmart hicieron lo mismo pero ellos tiraron la vela mayor que había quedado destrozada despues de los primeros días más duros. Nos comentaron que ya había una vela viajando en avión para poder hacer la vuelta.

Vela Mayor de nuestros vecinos

Decidimos ir a cenar en un sitio que nos habían recomendado y que realmente fue muy interesante, Casa das Tías, en el centro de Angra do Heroismo. Mientras íbamos hacia el restaurante se estaba jugando la final de la Eurocopa entra Portugal y Francia, cosa de la que éramos totalmente ajenos y de la que no nos habíamos acordado, ni sabido nada en la última semana. La comida estaba muy buena y nos amenizaron la cena con un estupendo fado. La única pega es que para cantar atenuaron tanto la luz que la cena la realizamos.por estima, apuntando al centro del plato de las diferentes cosas que había para comer. A pesar de esta anécdota, el sitio es muy recomendable, atención buenísima, comida muy correcta y un punto de aventura en descubrir de que plato estas comiendo al ir picando de varios sitios.

Mientras estábamos en la cena acabó el partido con la victoria de Portugal y a partir de ahí la alegría entre todos los presentes hizo que la gente saliera a las calles a festejar a gritar Portugal, Portugal!!!!!

Siegmar celebrando con portugal

A siegmar lo nacionalizaron rápidamente

La pasión era desbordante aunque sin brusqueades, se zarandeaban los coches que pasaban por la plaza, pero con cariño, sin pasarse para no molestar. Al final la isla es pequeña y al día siguiente todo el mundo sabe quien hizo qué.

Durante los días que estuvimos, toda la gente del club se volcó en tratarnos lo mejor posible y organizaron diferentes excursiones para enseñarnos lo bonita que era su isla. Fuimos a dar la vuelta a la isla y pudimos comprobar la belleza tanto en el interior como en la costa. Nos sorprendió mucho la afición taurina que existe en la isla y la cantidad de toros que crían para lidia, pero sobre todo para encierros por las calles de la pueblo. Hay que recordar que en Portugal no está permitida la muerte del toro.

Esta isla nos ha sorprendido por su belleza, la forma en que mantienen todo tan cuidado, limpio y agradable. Es una isla que vive básicamente de la exportación de Leche, derivdados lácteos y carne y aprovechan hasta el último metro de terreno para pastos y cultivos. Me recordaba mucho la Isla de La Palma, muy verde y también volcánica con la costa abrupta y un mar muy bonito. Es importante el clima húmedo que permite tener tanta agua para mantener toda la isla completamente verde.

El último día fuimos al ayuntamiento, donde nos recibió el alcalde y nos explicó la historia de Angra do Heroismo y lo importante que fue durante los siglos de comercio con barcos a vela, con el contiente americano . Ahora este tráfico ya no tienen relevancia y el turismo les está dando una vía sostenible de crecimiento económico..

Entre todo este montón de actividades, que tuvieron lugar entre el lunes y el miércoles ya que el jueves salíamos, las tripulaciones tuvimos que reparar y comprar alimentos para poder enfrentar la vuelta. En nuestro caso, arreglar el enrollador de la trinqueta, que con la vibración había perdido uno de los tornillos que los sujetan y se había torcido.

El antirrociones se había rajado por las esquinas por una ola que tiró encima del toldo a Xoan, que estaba bien equipado con arnés y chalecho. El llevar arnés es imprescindible en estas travesías y por las noches no hay excusa para no usarlo y estar trincado. Recuperar a una persona por la noche con 40 nudos de viento y 4 metros de ola es casi imposible. Si añadimos el poco tiempo que una persona aguanta consciente con la temperatura del agua del Atlántico, incluso con buena climatología es una tarea muy difícil. El arnes puede cambiar el rumbo de una divertida travesía a una tragedia.

El balumero del genóva estaba totalmente roto, también por los dos primeros dias duros de viento. El carro de la mayor estaba deformado por los golpes de un grillete y la mayor no bajaba por lo que hubo que subir a lijar y alisar los bordes para que los patines pasaran.Tuvimos suerte y no hizo falta cambiar el rail del cual no disponíamos. Por último revisamos y apretamos todos los tornillos grilletes y tuercas ya que aprendimos que despues de tantas horas, los grilletes más apretados, se acaban soltando.

Lo más importante ha sido el conocer a una gente amable, preocupada por cuidarnos en todo momento que nos acompañaron y ayudaron a reparar los barcos. Cuando traer materiales de fuera es tan complicado, el mecanizar piezas rotas es algo que tienen muy desarrollado y copian las cosas a una velocidad y precisión impresionantes.

Muchas gracias al presidente del club, a Ana y a todos los que nos habéis ayudado a que la estancia en Azores aunque breve, haya sido muy placentera. Esperamos volver en el 2018 para estar con vosotros unos días más.

En breve haremos el siguiente post de vuelta a Bayona, donde el asimétrico jugó un papel fundamental y mejoramos la información meteorológica con lo que conseguimos ahorrar un día a pesar de que los vientos no fueron tan fuertes como a la ida.